10

ene

Fernando Gómez: experiencia, confianza y complicidad

Publicado por: Cristina Forner - Sin Comentarios

Recientemente, un medio de comunicación local, Diario LA RIOJA, publicaba una amplia entrevista con nuestro director técnico, Fernando Gómez Sáez, en la que analizaba la evolución de Rioja durante los últimos cuarenta años y, también, la de Bodegas Marqués de Cáceres.

Fernando Gómez lleva con nosotros, desde que empezó con mi padre en el año 1973, nada más y nada menos que 43 vendimias y, aunque la jubilación ronda por su cabeza, espero seguir convenciéndole de que continúe con nosotros al menos la ‘próxima vendimia’ (así llevó haciéndolo varios años).

Fernando no es empleado de esta casa, sino mi mano derecha en la bodega, un amigo, un miembro con mayúsculas de la familia de Marqués de Cáceres, que en raras ocasiones se ha prodigado en los medios de comunicación pero que conoce como nadie no sólo esta casa, sino la propia Denominación de Origen Calificada (DOC) Rioja.

Al leer la entrevista, no pude dejar de acordarme de mi padre, Enrique Forner, de cómo en los años 70 del siglo pasado, cambió la forma de elaborar vino en Rioja y cómo, gracias a su conocimiento y a los aires renovadores que trajo de Francia, impulsó la denominación de origen hacia la elaboración de vinos de más calidad.

Fernando también recuerda cómo mi padre tenía unas ideas fijas: para él, el vino de calidad únicamente podía ser fino y elegante y, tanto para Fernando como para mí, fue costoso convencerle de que la bodega podía apostar también sin renunciar a su identidad por vinos más modernos como el Gaudium y, posteriormente, el MC.

Fernando ilustra en la entrevista, cuya lectura os recomiendo, estos momentos de cambios en la bodega con bonitas, y reales, anécdotas que recuerdo con gran cariño por la complicidad que establecimos al entender ambos, frente al criterio de mi padre, que Marqués de Cáceres controlaba con nuestros proveedores históricos algunos de los mejores y más viejos viñedos de La Rioja Alta y que  debíamos ofrecer a nuestros clientes una gama de máxima calidad complementaria a la oferta tradicional de la casa.

Rioja está hoy en un momento de transición, en un proceso de debate para diferenciar viñedos y vinos más pegados a la tierra, a los terruños, y como bien dice Fernando “algo no funciona si el viñedo viejo no es rentable para los viticultores”. Las bodegas cambiamos continuamente, nos adaptamos e innovamos, y estoy totalmente de acuerdo en que Rioja necesita ajustes, cambios, y confío en que este proceso permita comenzar a diferenciar viñedos y vinos. Personalmente, me gustaría además experimentar estos cambios con Fernando Gómez como director, asesor, del magnífico equipo técnico con que cuenta Marqués de Cáceres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *